M. I. Alejandro Anaya Durand

M. I. Alejandro Anaya DurandIngeniero Químico egresado de la Facultad de Química de la UNAM en 1961 y Maestro en Ingeniería por la misma Universidad en 1992. Cuenta con 47 años de experiencia profesional en el campo de la Ingeniería de Proceso e Ingeniería de Proyectos de plantas. Ocupó diversos puestos en la Compañía Sosa Texcoco, S.A. de 1960 a1965; Ingeniería Continental S.A. entre1965 y1968 y en el Instituto Mexicano del Petróleo, IMP, en el que prestó sus servicios por 30 años. Actualmente es asesor y consultor independiente en Ingeniería de Procesos y Proyectos para diversas firmas de Ingeniería.

Cuenta con 43 años de experiencia docente en la Facultad de Química de la UNAM y actualmente es Decano del Departamento de Ingeniería Química de la dicha institución. Miembro del Sistema Nacional de Investigadores por más de 18 años ininterrumpidos, lo que le ha permitido el nombramiento permanente en el mismo. En el ámbito gremial es miembro del IMIQ; Sociedad Química de México y el Colegio de Ingenieros Químicos y Químicos, CONIQQ, y FELLOW.

Miembro distinguido, del AICHE, siendo el primer profesional en Latinoamérica que recibió dicha distinción. Miembro del Consejo Técnico del CENEVAL en el área de Ingeniería Química y del grupo de Expertos asesores de dicha Institución evaluadora.

Resumen del Trabajo: “Reflexiones sobre el Logro del Perfil y Atributos Requeridos del Ingeniero Químico Egresado de las Instituciones Educativas”

Las instituciones educativas que preparan a los futuros Ingenieros Químicos disponen de Planes de Estudios que principalmente han sido orientados a la impartición de múltiples conocimientos a través de diversas materias comprendidas en tales Planes. Sin embargo, se asume que la acreditación aprobatoria de dichos cursos garantiza en el egresado el cumplir con el perfil deseado, integral de un Ingeniero Químico; pero éste no sólo requiere de una serie de conocimientos aislados, sino principalmente de habilidades para aplicarlos en el ámbito profesional; de actitudes positivas de trabajo y de una serie de valores esenciales que garanticen un desempeño ético.

En el presente trabajo se analizan, primeramente, algunas limitaciones del sistema actual tradicional educativo que han constreñido el logro del perfil deseado en el Ingeniero Químico. Asimismo, se proponen algunas estrategias en el proceso formativo que permitan garantizar el logro de dicho perfil y ofrezcan al alumno una vinculación realista con su futuro medio profesional.